Logopedia Forense
16278
page-template-default,page,page-id-16278,theme-bridge,bridge-core-2.0.2,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.0.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Logopedia Forense

La logopedia forense es la rama de nuestra profesión que te capacita para elaborar dictámenes periciales de pacientes susceptibles de intervención logopédica y que, por algún motivo, o no están recibiendo el tratamiento adecuado o el tratamiento se ha interrumpido sin haber sido dado de alta.

¿Cuándo debemos acudir al perito logopeda?

 

El perito logopeda reune información del paciente, su familia, entorno, trabajo / colegio; evalúa al paciente subjetiva y objetivamente y elabora un informe de evaluación logopédico con su juicio de capacidad que servirá para aportarlo en Juicios a modo de dictámen pericial, justificando la necesidad de tratamiento logopédico del paciente en cuestión.

 

El perito logopeda puede ser requerido por el paciente o sus familiares para aportar un prueba pericial, o bien por el Juez encargado de los autos de la demanda para que emita su juicio de capacidad o valoración sobre el paciente y contrastarlo con el dictamen pericial aportado como prueba.

  • En casos de valoración del daño para compañías de seguros, en asuntos relacionados con logopedia.
  • Incapacitación, tutelas, curatelas, habilitaciones, testigos en testamentos, administradores en patrimonios protegidos y en documentos de voluntades previas, etc.
  • Reclamaciones civiles o responsabilidad patrimonial
  • Colaboración con Policía científica.
  • Situaciones de diversidad funcional del lenguaje, comunicación, habla de testigos, imputados o investigados.

Ejemplos de casos de un perito logopeda

 

  • Los nódulos de los teleoperadores están reconocidos como enfermedad laboral, por lo tanto la mutualidad sanitaria de una empresa dedicada a este sector debería cubrir las sesiones logopédicas de rehabilitación vocal del empleado que lo necesitara, o bien la intervención quirúrgica de las cuerdas vocales si fuera preciso. La mutualidad podría prescribir menos sesiones de rehabilitación vocal de las necesarias y el paciente podría reclamarlas con un informe pericial. O bien, la operación de cuerdas vocales no ha salido como se esperaba y el paciente nos puede requerir para la elaboración de un informe pericial.
  • Un caso de una pareja con un hijo con necesidades logopédicas que se divorcia y para el cálculo de la pensión alimenticia del menor uno de los progenitores admite que su hijo ya no necesita logopedia. El otro progenitor puede encargar un dictamen pericial que acredite la necesidad de tratamiento logopédico del menor. O, incluso, el progenitor que lo niegue también puede aportar un dictamen.

Abrir chat
Cualquier duda pregúntame
Hola, soy Verónica del Villar, cualquier duda, pregúntame.
Powered by