Logopedia neonatal
16480
page-template-default,page,page-id-16480,theme-bridge,bridge-core-2.0.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.0.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Logopedia neonatal

Cuando nacemos poseemos unos reflejos que son básicos para poder sobrevivir, ya que nos garantizan poder alimentarnos. Estos reflejos orales (búsqueda, succión, deglución,…) se asimilarán con el desarrollo y desaparecen a medida que crecemos y adquirimos otros hábitos alimentarios (cambios de texturas, alimentación complementaria, masticación…).

En ocasiones, estos reflejos pueden no estar bien ajustados, es decir, puede que se den más tarde o que parezca que los hemos perdido; como en los casos de los bebés prematuros (menores de 37 semanas), con bajo peso, con afectación neurológica, con fisuras labio-palatinas…

 

Por ello, nosotros como logopedas evaluaremos el estado general del recién nacido, tanto en relación con su postura, tono, reflejos orales, estado de las estructuras orofaciales (mejillas, labios, lengua, frenillo y paladar) como el estado de la succión que realiza tanto nutritiva (con leche) como no nutritiva (sin alimento). 

Nuestro objetivo principal es que el bebé logre una alimentación segura y eficaz por vía oral que facilite el correcto desarrollo de las estructuras orofaciales implícadas después en su habla y la masticación. 

 

 

LECTURA RECOMENDADA: https://psicologologopedavalladolid.es/cuando-acudir-al-logopeda/

SIGNOS CON LOS QUE ACUDIR AL LOGOPEDA 

ALIMENTACIÓN

  • El bebé tose o incluso se atraganta al succionar el pecho o el biberón
  • Al bebé se le ponen los ojos llorosos mientras succiona y se arquea hacia atrás.
  • El bebé se duerme mientras come y hay que estar continuamente despertándolo.
  • El bebé no gana peso y que hay darle alimentación complementaria (leche de fórmula)
  • El bebé pierde leche por los labios o por la nariz, no aprovecha todo lo que come.
  • Se oye un ruido mientras come, como si hiciese chasquidos con la lengua.
  • Al mamar provoca dolor, grietas, perlas… en el pecho.
  • El bebé tiene una fisura labiopalatina (labio leporino o paladar hendido).
  • Tiene frenillo lingual, lo van a operar del frenillo o ya le han operado del mismo.
  • El bebé rechaza el puré, la cuchara o no abre la boca cuando iniciamos el cambio de texturas; incluso lo llega a escupir si logramos dárselo.
  • El bebé no mastica, traga todo de una vez.
  • Muchas veces tose, se atraganta o hace ruidos agudos con la respiración.
  • No es capaz de coordinar: tragar con respirar o masticar con tragar.
  • Los padres necesitan asesoramiento tanto en lactancia materna como en inicio de texturas, o quieren probar dietas nuevas (BLW, baby lead weaning)

COMUNICACIÓN

  • El bebé no mira a los ojos o no sigue con la mirada al papá, la mamá o a un juguete.
  • El bebé parece que no oye, a veces no oye la voz de los padres, pero los ruidos o los sonidos de los objetos si que los oye; o no oye nada.
  • El bebé no sonríe, ni interactúa con el adulto.
  • No balbucea a loas 9-10 meses.
  • No dice sus primeras palabras a los 15-18 meses.
  • No dice frases de dos palabras a los 20-22 meses.
  • No son capaces de hablar o emitir frases de más de dos palabras o contar qué ha hecho con 2 años y medio.
  • No se le entiende nada cuando habla a los 3 años.

¿Qué nos hace diferentes? 

 

Desde nuestro centro, te acompañaremos a la UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales) y te asesoraremos junto a ti y tu bebé a la hora de alimentarle y estimular el desarrollo de los reflejos. También te ayudaremos en el caso de que tu bebé pierda o no gane peso por más que coma o se atragante muchas veces, o si tu hijo/a sufre de una fisura labio-palatina.

Te ayudaremos tanto en su alimentación como en su desarrollo comunicativo, porque lo importante es prevenir las posibles alteraciones de su lenguaje y alimentación.

 

Haremos un seguimiento de tu hijo/a:

  • 15 días tras el alta hospitalaria supervisando que sea correcto el establecimiento de la lactancia materna o la alimentación por biberón.
  • 3 meses de edad corregida: supervisando la lactancia materna o biberón y formando a los padres en los inicios comunicativos del bebé.
  • 6 meses de edad corregida: formando a los padres en la alimentación del bebé con el cambio de texturas y seguimiento del desarrollo comunicativo.
  • 9 meses de edad corregida: desarrollo estructura oral y comunicativo.
  • 12 meses de edad corregida: inicio de las primeras palabras.
  • 18 meses: inicio del habla.

Todo ello siempre formando a los padres, porque sois lo más importante para el desarrollo del bebé. Os acompañaremos y asesoraremos en cada duda que tengáis.

 

Nuestra primera consulta es gratuita, infórmate sin compromiso. Y no olvidéis, que también atendemos a DOMICILIO si no os podéis acercar a la consulta.

Abrir chat
Cualquier duda pregúntame
Hola, soy Verónica del Villar, ¿en qué puedo ayudarte?